domingo, 14 de febrero de 2016

The God of Small Things, Arundhati Roy

"The God of Loss
The God of Small Things. 
He left no footprints in the sand, no ripples in water, no image in mirrors."


El libro es un monólogo que se mueve de manera circular. Va del presente al pasado (y vuelve), de la India a Inglaterra o Estados Unidos (y vuelve). Se trata, dicho rápido y pronto (o "rápido y mal"), de lo que viven los integrantes una familia de la India en una época de transición mientras se van desplegando los detalles culturales. Todos cruzan algún límite. Por la vigencia de laa creencias milenarias, lo que hay más allá de ciertos umbrales es más peligroso que lo que hay mas allá de otros, sobre todo cuando entra juego el status social. Otras tradiciones parecen ser descartables. Algunos personajes parecen tener vía libre para transigir.
Las frases también van y vienen, se repiten, y la lectura del libro se vuelve musical, ritual. Se construye una red de significados que se refuerzan por medio de la repetición. El lector no puede pasar por alto lo que resulta incómodo.
Y la lectura va y viene sobre los mismos hechos. Una y otra vez se vuelve al mismo punto, se deslizan distintas versiones, relecturas, se deja en evidencia la construcción social del lenguaje y de cada personaje. La mayor parte de las veces, no es la acción la que cambia, sino lo significativo, el campo semántico. Cada vez que se pasa por un punto en el tiempo, en el círculo, se desvela algo.
Ese descubrimiento paulatino de la historia no aburre ni hastía. Genera suspenso, la necesidad obsesiva volver a pasar por ahí una y otra vez como si de generara una erosión capaz de desenterrar la pieza que falta.
Así se cuentan, con una belleza increíble, y un concepto que hace pensar en Woolf, los secretos más terribles.


Lo que se muestra es una sociedad de castas tan arraigada todavía en la cultura india que los paravans siguen siendo intocables; que el nacer y morir en la misma condición social es una cualidad y la única forma posible de existir; que no se puede romper el círculo, aunque signifique vivir en condiciones infrahumanas, sin consecuencias. "Sin dejar huellas en la arena". Dejar de ser sumiso lleva a la destrucción total, es inmoral. Inaceptable.  La estratificación fue tan efectiva para sostener las monarquías del pasado, que no las condenó el colonialismo británico, sino que le vinieron como anillo al dedo.
El movimiento de estas tradiciones sigue los círculos de la novela. Según las leyes, los seres humanos gozan de los mismos derechos y la firmeza de la estructura social se sostiene actuando por fuera de las instituciones. La diferencia entre la legalidad y la ilegalidad. La diferencia entre las leyes institucionales y las culturales. El problema es que el ser humano inferior (por motivos de casta o género) sigue sin tener la posibilidad de dar su versión, tiene que moverse dentro del círculo.
 Lo cierto es que la historia, la del mundo, la de la India, la historia social, tampoco es lineal, no hay un avance progesivo en línea recta. El progreso no existe.
La cosmología India también es... circular: destrucción y renacimiento. Monzones y reconstrucción. En esta historia, lo que se termina se termina, el rito y la música se convierten en la nada ahí donde la realidad es tan inaguantable que no hay lugar para el imaginario.


En fin, el sistema de dominación cambió, pero los dominados siguen siendo los mismos- mujeres y castas inferiores-, y siguen sin tener voz. Y los resultados pueden ser siniestros y menos mal que leí la novela en un muy buen momento.



"El individuo subalterno como mujer
no puede ser escuchado o leído todavía"

Spivak







2 comentarios:

  1. Muy poética tu descripción. Da ganas de leerlo. Leés una barbaridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valoro muchísimo que te guste lo que subo, gracias, muchísimas!!!
      El libro es hermoso, vale la pena leerlo.
      Y sí leo bastante, pero este lo terminé creo que en diciembre de 2015. Voy mechando lo que leo ahora con lo que leí antes jeje

      Eliminar