domingo, 11 de diciembre de 2016

La guerra de las salamandras, Karel Čapek- 1936

 
  

   Antes que de los simos del planeta de los simios, la humanidad abusó, en la literatura, de las salamandras de la isla Tana Masa... 

De Conrad al neocolonialismo

    El primero en descubrir las salamandras es un capitán checo mientras trabaja para Inglaterra.  Marlow fue a buscar marfil al Congo; Van Toch llega a Tana Masa buscando perlas. Los dos se encuentran con un "infierno" y los dos desoyen sus indicios.  
    Más adelante, a esas salamandras que utilizaban para sacar madreperslas del agua se las empiezan a llevar para trabajar como esclavas. El hombre, el hombre blanco, europeo, conquista las aguas con el trabajo de esos bichos, acumula capital, obtienen ganancias a costa de una especie considerada inferior. Las salamadras son lo que fueron África, Australia o América: fuerza de trabajo casi sin coste alguno. Son constructoras y les ganar terreno a los distintos paises... terreno sobre el agua, los océanos. Su propio hábitat. 
     

Andy, "mis chinitos", el mundo... 

"- ¿Y cómo sabes que te llamas Andrias Scheuzeri? 
  - Está esrit aquí, señor. Andrias Scheuzer, Gilbert-Islands"

    La primera salamandra que habla aparece en un zoológico y aprendio sola. También a leer. Repite lo que escucha: "mamá, mirá la salamandra", "¿por qué es tan negra?". Más tarde, con ayuda de Charlie, el guarda, amplia su vocabulario leyendo el diario. Y hasta habla como si fuera uno:

"pregunta: ¿Quién gobierna Inglaterra?
  Respuesta: - El rey Jorge, ¡que Dios le bendiga!"

Esta parte, la de la entrevista, es una de las partes más divertidas y la crítica se cuela en medio de la parodia. Andy habla desde los lugares counes, desde lo que se dicen en la prensa, desde la propaganda política y nacionalista inglesa:

"- ¿Cuántas son las partes del mundo?
  - Cinco.
  - Nómbrelas. 
  - Inglaterra y las otras". 

    La salamandra aprende a hablar el idioma del ser humano y en ningún lugar del libro se dice que estos seres tuvieran un idioma anterior, propio. Sí tienen ritos, como una danza de la luna, y hasta tenían, aparentemente, todo un sistema de túneles y estructuras debajo del agua. Se puede inferir que de alguna manera se comunican, pero no les dan voz. Las capacidades intelectuales cada vez más notables de las salamandras, el ser humano las ve como copia, como imitación, vacías.



    De  a poco, esos reptiles negros que andan en dos patas empiezan a ser sujetos de la educación, apodados "mis chinitos" (por "su incapacidad de pronunciar la r, que pronuncian como una l) por una de sus maestras. Más adelante, la comunidad de las salamandras produce sus primeros científicos y pasan de tener sociedades protectoras a generar el debate sobre su sindicalización... pero son tan "feas y negras"...

    Hay toda una parte de la novela que es enciclopédica y donde se explican los distintos de salamandra que surgen a partir del tipo de trabajo que tienen que realizar. Y cómo evolucionan  y cambian gnéticamente por las condiciones pésimas en las que las trasladan y se las hace trabajar. Algunas siguen en estado "salvaje" (o formando parte de su propia civilización) y otras se fortalecen más de la cuenta.

    Como en toda la historia cercana, los que dominan le empiezan a tener miedo al dominado. Para el momento en el que se erigen como seres pensantes (aunque sumisos, mansos), surge, entre algunos pensadores, el miedo a la rebelión.
    Y lo que había empezado como formas de defenderse de las matanzas y el maltrato, termina por convertirse en una conquista de la tierra. ¿Y qué queda de la humanidad?
    Bueno, ciertas diferencias entre estos seres sientan la base de la nueva sociedad de salamandras:
 
    "Las de Atlántida desprecian a las salamandras de Lemuria, y las llaman "sucios salvajes". Las salamandras de Lemuria odian fanáticamente a las de Atlántida y ven en ellas a unas imperialistas, diablos del Oeste y violadoras del antiguo, limpio y original salamandrismo"




    Y el autor es Checo... qué pasa con el país en el que vivía cuando escribió el libro, la desaparecida Checoslovaquia? Bueno, como Checoslovaquia no tiene salida al mar, no participa de la colonización, no recibe tajada y tampoco recibe la valiosa participación de las salmandras. Está por ahí, en el medio de Europa, ajeno a lo que sucede y, para un checo, encontar una salamandra que hable checo es todo un honor.
    Lo que sí comparte con el resto del mundo es el conflicto posterior, el derrumbe (literal) de la tierra. Tarde o temprano, este país también va a caer en la volteada.
    Unos años después de la primera publicación de esta novela, la Alemania nazi invadía Checoslovaquia... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario