martes, 3 de enero de 2017

Viy, Nicolái Gógol

La leyenda ucraniana

    El Viy vendría a ser el Rey de los gnomos, un enano con párpados que le llegan hasta el piso.
    Gógol parte de un personaje de leyendas folklóricas para narrar una historia con estructura de leyenda. La historia, como las leyendas (si, leyenda, leyenda, leyenda), dice mucho (literalmente) sobre las costumbres ucranianas. Sobre los jóvenes, las noches de joda, los juegos, los chismes.


El argumento

 Tres jóvenes estudiantes, religiosos, piden pasar la noche en la casa de una vieja. A uno de ellos se le presenta la vieja mientras duerme y se lo lleva cabalgando por el bosque. El muchacho logra debilitala con plegarias y le pega un terrible golpe en la cabeza en la cabeza y logra escapar al pueblo cercano. 
    En el pueblo, el ceturión va a encontrar a su hija muy golpeada y al borde de la muerte. Y ella le va a pedir que el joven (de nombre tal) vaya a rezarle durante las tres noches de velatorio. 

La bruja-vampiro

       La bruja del cuento, que chupa sangre como cualquier vampiro, tiene una carga sexual muy fuerte. Hilando fino, es bastante sugerente que esta mujer cabalgue sobre los hombres usándolo como si fueran caballos y que los deje totalmente agotados. Pero toda especulación se cnfirma en el primer momento en el que el joven al que va a buscar ve que lo mira con "intenciones sexuales". Los eufemismos son tdos posteriores. 
    Para los aldeanos, los primeros indicios de que la muerta había hecho un pacto diabólico no son los crímenes que se dice que cometió, sino el haber llevado al mejor hombre del pueblo a la perdición. La descripción del poder que tenía la "bruja" sobre él parece más un estado de enamoramiento que una ifluencia maligna. El cansancio y la debilidad, el resultado de haber estado en actividad durante toda la noche.  

    Qué tiene que ver el Viy en una historia que dice mucho sobre la visión que había de las mujeres (sólo el estereotipo de madre es positivo)... bueno, hay que leer la novela corta/ cuento largo. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario