miércoles, 22 de junio de 2016

The Rest of the Robots I, Asimov

The Coming of the Robots

Robot AL-76 Goes Astray



   A Al-76 lo construyeron para ir a la luna. Cuando se pierde, el ambiente en el que está (el planeta Tierra, el campo de Virginia) no coincide con todo lo que él tenía guardado en su memoria. Después de un desconcierto inicial, los estímulos nuevos modifican su estructura de "pensamiento". Mas bien, empieza a pensar (planifica, inventa cosas que no había) y convierte una pila de basura electrónica en la herramienta de minería que tenía que usar en la luna (el distilo)... y lo mejora.
   Es una historia un poco irónica sobre un robot que llega a un pueblo chico en vez de a la luna y su encuentro con uno que trabaja de arreglar electrodomésticos y de vender lo que restaura.
   En un mundo en el que ya se puede mandar robots a la luna, gran parte de la población rural sigue aislada del conocimiento. Lo que viven ahí malinterpretan al robot (en una secuencia parecida a la del Monstruo en Frankenstein, donde todos se escapan aterrados) y lo acusan de un crimen que no cometió (que, de hecho, nunca se cometió).
    También aparecen, no del todo explícitas, las leyes de la robótica de Asimov. La duda, a lo largo del relato, es si Al-76 va a cumplir la primera (no matar humanos) o no. Suponen que desoyó su misión (desconocen que, mientras lo buscan, trabaja sin descanso para poder cumplirla) y asumen que no la va a respetar.
   Como cumple la segunda ley, obedecer a los humanos (esto tampoco se sabe), y el humano que lo estaba reteniendo (para hacer plata a costa suya) piensa que van a tomar represalias contra él por el uso del Distilo, le ordena destruir el equipo que construyó y no contarle a nadie cómo lo construyó (con lo que tenía él para trabajar).
   El concimiento del robot, su "creatividad" y el fenómeno cognitivo que atraviesa quedan inaccesibles para los científicos. La creciente humanización de Al-76 también.

Victory Unintentional 



   Cuatro robots van a Júpiter para lograr dos cosas: hacer las paces con los Juvians y ver si estos representan un peligro para la tierra.
   Los Juvians se habían estado comunicando con la Tierra durante un par de años porque pensaban que eran habitantes de su planeta, hasta que descubrieron que tenían el deshonor de estar hablando con "seres inferiores". Y los dos mundos están al borde de la guerra.
   El recorrido de los robots por el planeta tiene un tinte de humor absurdo: los Juvians que quieren disfrazar el miedo creciente hacia estas "criaturas terrestres" que parecen indestructibles, pero no reconocerlo. El discurso de ellos, así, va cambiando de rumbo para quedar, constanemente, como los que toman las decisiones: la de ir a una guerra, la de pasear a los robots (los ZZ) por la ciudad y la de frenar, finalmente, el conflicto con los ZZ, supuestos habitantes del planeta azul
.
 



 
   
 


2 comentarios:

  1. Lo confundí a primera vista con Nabokov. ¿Cuál de él recomendás como primero para conocerlo?

    ResponderEliminar
  2. Cuál recomendaría de Asimov? La verdad, no leí mucho (escribió como 400 libros, debo haber leído 7, icluyendo una antología de cuentos en dos tomos) pero, hasta ahora, todo me pareció increíble. Desde lo q sé, te recomendaría (elegí según tu gusto):
    - Nightfall (hay cuento y novela): sobre cómo sería la historia en un planeta con muchos soles donde no se conoce la noche. la historia literalmente.
    - The End of Eternity: un imperio temporal, donde los distintos períiodos intercambian materia prima y tecnología. Los Eternos son los q controlan el tiempo y "corrigen" la historia generando varias historias alternativas. Es una especie de preludio del universo de Foundation (robots, imperios y viajes en el tiempo). Los tomos de cuentos de esa saga (cuando todavía no tenía intención de ser saga) son geniales: I, Robot y este, The Rest of the Robots.

    ResponderEliminar