miércoles, 21 de junio de 2017

Chicas muertas, Selva Almada- 2014


Este vino por recomendación de un amigo: según él, debería ser de lectura obligatoria en la secundaria.
    Es un libro de crónicas policiales, el resultado de una investigación de la escritora financiada por el Fondo Nacional de las Artes. Incluye la visión de la autora como espectadora, receptora de las noticias, la cobertura de los medios, la búsqueda de los investigadores y la repercusión de los rímenes en las comunidades y familias de las chicas.
    Como bien dice en la contratapa, las "chicas muertas" son tres, y, de alguna menera, llamaron la atención de Selva Almada desde muy joven. A partir de estas tres historias, que tienen en común que sucedieron en pueblitos de la Argentina, proponen un recorrido por la historia de este tipo de crímenes: desde el crimen pasional, aislado, hasta la carátula actual: el asesinato de una mujer por el sólo hecho de ser mujer.
    La novela, de lectura ágil y amena, con pasajes que van más allá de de lo informativo y se meten con un lenguaje poético en la medida justa y necesaria, presenta los entramados de poder de los pueblos chicos (infiernos grandes), donde los "hijos de" salen impunes; los rasgos en común de los feminicidas y lo que hoy parece obvio, pero que no lo era: la transformación del cuerpo femenino en objeto.
    Mezclado con las anécdotas locales y los hechos no ficcionales, está todo el folklore pueblerino: tarotistas, curanderos, monstruos que raptan gente, sátiros que acechan a las chicas... el escape del horror humano.



No hay comentarios:

Publicar un comentario